martes, 24 de junio de 2008

...Y EN VISPERAS DE SAN PEDRO: FREAKS EN LAS BARRACAS DE BURGOS. POR ENRIQUE PRIETO HERAS


Hoy es uno de los colaboradores habituales de Blogochenta (y además experto en la radio de aquellos años) Enrique Prieto Heras el que nos manda su texto recuerdo. En él desgrana en forma de relato sus recuerdos sobre algunas cosillas que le inquietaban, ya con las barracas en "la Quinta", y que quizá sigan haciéndolo en sus ubicaciones actuales. Además Enrique nos envía en audio los comentarios que al respecto hicieron en el programa de Iker Jimenez Cuarto Milenio .

ENRIQUE PRIETO DIJO: No hace muchos días escuchando en la radio el espacio de Iker Jiménez Milenio 3, vinieron a mi mente los terrores y miedos que desde pequeño se te quedan en la memoria y que te acompañan a lo largo de tu vida. En el programa en cuestión abordaban el tema de los freaks, es decir, esos fenómenos que durante el siglo XIX eran exhibidos en las atracciones de las ferias de los pueblos y cuyas reminiscencias llegaron también hasta finales de los años 80, pero del siglo XX.

El programa hizo que resucitaran los fantasmas de mi niñez, al recordar unas ferias de San Pedro, no sé muy bien si de finales de los 70 ó primeros de los 80, en los que en las barracas, que por aquel entonces se ubicaban en el paseo de la Quinta, había unas casetas de feria en la que se exhibían los siguientes monstruos: La mujer con dos cabezas y la mujer araña. Recuerdo como si lo estuviera viviendo ahora el reclamo que sonaba a toda potencia a través de los altavoces en el que decía: “¡La mujer con dos cabezas! ¡Pasen y vean! ¡La mujer con dos cabezas!” y en otra caseta, a no más de 30 metros: “¡La mujer araña! ¡Ha sido capturada en la selva del Amazonas! ¡Es un vampiro, todos los días hay que inyectarle una dosis de sangre para que pueda vivir! ¡La mujer araña! ¡La mujer araña!”.

Nunca entré a ver el espectáculo dado que estaba prohibida la entrada a menores, pero os puedo asegurar que pasé unos San Pedros aterrorizado pensando en que la mujer araña se podía escapar y morder a aquel pequeño, que a pesar de todo cada vez que iba a las barracas, se acercaba a las casetas a escuchar de nuevo el reclamo y a ver esos esperpénticas caricaturas que representaban a los terroríficos monstruos.
Hace un par de años, en la actual ubicación de las barracas, entre cariñena y cariñena, me pareció ver entre la gente una figura con dos cabezas que me miraba y sonreía con maldad.

- ¿Qué te pasa cariño? Te has quedado blanco - me dijo mi mujer Eh, no, nada, igual el vino que no me ha sentado bien – le respondí





9 comentarios:

balint dijo...

Yo solo tuve pesadillas con la cancioncilla "a por otro, a por otro, a por otro perrito Piloto"

blogero dijo...

excelente lenguaje visual

El hombre que vino del frio... dijo...

A mi me hacia gracia, no temor sino todo lo contraio, aquellas atraccionesa que al salir soltaban un chorro de aire, enseñándo a todos lo que había debajo de las faldas de las usuarias. Supongo que hoy sería impensable. Buen post y buen relato

Anónimo dijo...

yo también escuché ese programa y también recuerdo esas atracciones, por que yo soy la mujer con dos cabezas.
Que no hombre, que no. Un saludo

mariano dijo...

Yo Enrique no me acuerdo de oir fenómenos freaks de éstos que cuentas, ahora bien, el lugar de cariñena con su barquillo y su hombre baturro...¡eso es una instituciónnnnn!

Anónimo dijo...

Para freaks los que ocupan el ayuntamiento, sin ir más lejooossss

Noventera dijo...

Hombre monstruos de dos cabezas no, pero (me poneis a huevo el chiste fácil), con la cabeza muy grande, muy grande...si que alguno por ahí...

Noventera dijo...

Hombre monstruos de dos cabezas no, pero (me poneis a huevo el chiste fácil), con la cabeza muy grande, muy grande...si que hay alguno por ahí...

juaneras dijo...

Tener dos cabezas es un privilegio que otorgan los renglones torcidos de Dios.