sábado, 28 de junio de 2008

... Y EN AQUELLOS SAN PEDROS DE NUESTRA INFANCIA: LA REVISTA DE VARIEDADES. POR ENRIQUE PRIETO HERAS

Ya en plenos San Pedros y, antes de que la semana que viene, y con motivo de las fiestas, la actividad de Blogochentaburgos se limite a enseñaros los carteles de festivos de los 80 y sus diferencias con los actuales, viene otra vez a nosotros (y que venga mucho) Enrique Prieto Heras para contarnos algo muy tradicional de las fiestas de Burgos ( y de todas las ciudades) como era la Revista de variedades que, por unos días se instalaba en nuestra ciudad, y que Enrique recuerda en este relato.

Enrique dijo:
Durante las fiestas de San Pedro en los años 80, llamaban mi atención unos carteles que invadían las paredes de nuestra ciudad con un señor bajito y una señora que siempre estaban riéndose. El señor bajito era, por ejemplo, Quique Camoiras, Zori Santos ó Juanito Navarro y la señora, seguro que era Lina Morgan. Se trataba de la revista que como todos los años llegaba en los San Pedros a los cines Gran Teatro y Avenida. Había gente que comentaba que hasta que no llegaba Lina Morgan no eran fiestas en Burgos.

También llamaban la atención de aquel adolescente en pleno proceso de hormonación (no se si existe esta palabra pero me da lo mismo, si no existe que la incorporen ya al diccionario de la Real Academia) otros carteles con bailarinas de bastante buen ver ataviadas con muy poquita ropa. Era el teatro Lido o el teatro Argentino, que también, como todos los años, instalaban sus carpas en el Paseo de la Quinta.
Oyendo los comentarios de mis padres y de mis tíos, que alguna noche de la semana de ferias, se habían escapado a ver alguna actuación, me daba la impresión que dentro de esas carpas se podía ver un espectáculo con vedettes, música y pequeñas escenas teatrales con cierto sabor picantón. Algo parecido a las escenas de matrimonio de telecinco, que lo que son las cosas, ahora son aptas para todos los públicos y que en aquella época llegaban a escandalizar a los espectadores. Por lo que contaban, a menudo buscaban la complicidad del público, haciendo subir a un caballero al escenario a bailar con algunas de las vedettes o a protagonizar un scket humorístico.

Creo que la imaginación de las gentes de aquella época hacía que saliesen pensando que habían visto más de lo que realmente habían visto.
Hace un año, en la actual ubicación de las barracas, entre cariñena y cariñena, me pareció ver entre la gente un grupo de vedettes que se acercaban a mí riendo y contorsionándose con ritmos lascivos.
- ¿Qué te pasa cariño? Te has quedado blanco - me dijo mi mujer
- En, no, nada, igual el vino que no me ha sentado bien.
(Joder, tengo que dejar de tomar cariñena, que me repito bastante)


* Antes de que me digas, querido Karras-kedo, que la de la foto no es Lina Morgan sino Sofia Loren, decirte que es cierto...: Quería poner algo "picantillo" y no encontré un "animal" más bello que ésta Diosa. Gracias por estar siempre ahí.

4 comentarios:

Raúl Urbina dijo...

¡Qué cosas prometía a nuestra imaginación el Teatro Argentino y Manolita Chen!

Anónimo dijo...

Yo pasaba por la calle vitoria con padres y tíos y, hasta su muerte , siempre estuvo Paco Martinez Soria y sus vedettes

Brgs.es dijo...

En la parte trasera del teatro chino Manolita Chen vivian las artistas en carromatos.

Al salir de las actuaciones debian pasar emplumadas y ligeras de ropa por ese patio trasero, que aunque estaba vallado siempre tenia agujeros indiscretos..

joder parece esto Amarcord

mariano dijo...

daban una impresioón de fiesta itinerante, de cómicos y pieernas que llegaban a la ciudad