martes, 12 de enero de 2010

CUANDO EN LOS 80 HACÍA FRÍO Y NEVABA...




Cuando en los 80 hacía frío y nevaba solía ocurrir porque era invierno y estábamos lógicamente en Burgos. Cuando en los 80 hacía frío y nevaba los chavales disfrutábamos sin grandes tragedias de los juegos en la calle a base de bolazos, muñecos de nieves y carreras inocentes (seguro que ellas piensan lo contrario) trás las chicas. No existían prendas termoreguladoras de nombres comerciales imposibles, y pasábamos la situación con toda normalidad a base del feo pero eficaz pasamontañas, pellizas, coreanas, y maravillosos jerseys y guantes tejidos por madres y abuelas que, pacientemente con sus agujas y ovillos, se sentaban en un sofá casi siempre debajo de un tapiz de ciervos. Casí nadie tenía esquís, y como mucho aprovechábamos el fin de semana para tirarnos en Pineda desde una ladera con un plástico o un cartón que no se llamaban Salomón ni Mito, ni tenían colores fosforitos.

Cuando en los 80 hacía frío y nevaba nos abrigábamos bastante, los coches No tenían tracciones totales a las cuatro ruedas, y un hombre del tiempo llamado Mariano Medina nos contaba que iba a seguir nevando todavía más y más sin grandes alaracas ni abriendo informativos con minutos y más minutos dedicados al tema. El Plantio se cubría de blanco, y aún así, la selección Sub-21 disputaba el partido con una pelota naranja. Los críos conviviamos con carámbanos, muchas veces patinábamos sobre charcos durante días y días, y se llevaban los radiadores eléctricos y las entrañables cocinas de carbón y leña .

O bien ha pasado mucho tiempo desde entonces, o bien NO es normal que los telediarios abran sus espacios con una decena de enviados especiales contándonos desde Cervera de Pisuerga como están los coches cubiertos de nieve. O bien ha pasado mucho tiempo desde entonces o NO es normal que nos hayamos convertido en comodones que no soportan las bajas temperaturas y que así se lo expresemos al enviado especial número once a la ciudad de Burgos. Quizá prefiramos que a primeros de Noviembre, como ha ocurrido en el recien acabado año, abejas, avispas y toda una panoplia de insectos merodeasen con fruición e intensidad nuestras ventanas abiertas. Quizá prefiramos la calidad de vida que nos dio el último invierno templado de 2007, mientras miles de topillos se preparaban para ocupar cada centímetro de nuestra tierra.

Cuando en los 80 hacía frío y nevaba creo que nos tomábamos las cosas con más normalidad y siempre con menos recursos, pero eso sí, "los media" no tenían que llenar contenidos a todas horas magnificando y desmesurando la normalidad. Dado que al fin y al cabo... solía ocurrir porque era invierno y estábamos en Burgos...






10 comentarios:

Karras Kedo dijo...

... e Incidentes Genuinos cantaban aquello de "bloques de hielo, inundan la ciudad..."

Noventera dijo...

Y además los niños íbamos al cole...no recuerdo haber faltado a clase nunca por una nevada...legabas tarde y mal,y con el autobús en lugar de con el coche pero llegabas.

Me sorprendió bastante cuando ayer en Madrid, decidieron suspender las clases por una nevadita de nada, que se fue a las 3 horas. Las calles de la capital estaban limpísimas y todo funcionaba perfectamente aunque más lento...
Pues ¿qué harán en Helsinki? Esperanza hubiera necesitado un invierno burgalés para saber lo que vale un peine...

balint dijo...

Tienes toda la razón. Yo estoy cansado que en la televisión a todas horas estén hablando de la nieve. La noticia sería que en esta época hicieran 40 grados y pudieramos bañarnos en la playa de Fuentes Blancas. Que nieve y haga frío es lo normal en esta época.

Por cierto, el partido de fútbol que cuentas de la sub-21 contra Inglaterra fue la primera vez que fui al Plantío, como para no acordarse con la nevada y el frío que hizo.

ordago13 dijo...

Tremendo frio estos días, ver madrid con nieve no sucede todos los días.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Esos sí eran inviernos!

Pilar dijo...

Recuerdo una de las pocas mañanas que se me ocurrió bajar al insti andando, siempre lo hacía en bus desde la actual Avda. Cantabria hasta los soportales de Antón para llegar al Lópz de Mendoza, y cuando llegué al termometro de la c/ Santander, ¡oh cielos ! -18 ºC...Dudo mucho que saliera en los TD.
Más atrás en el tiempo, recuerdo también un improvisado trineo con la puerta de un frigorifico viejo, en fín...

Anónimo dijo...

y no dejabamos de ir al colegio (en micaso una "larga caminata" en aquellos tiempos hasta el Grupo cruzando huertas y la Casa Cuartel de la Guardia Civil de la calle del Morco) mientras mi abuelo iba delante mio abriendo camino y al salir haciamos unas "potras" descomunales y cruzabamos patinando casi todo el patio del, en aquellos tiempos, derruido monasterio de san juan.
Y cogiamos una de agua por las batallas de bolas que hacian que cuando llegasemos a casa tuviesemos "uñazco" por todo el cuerpo
Y los porteros de las casas y los comerciantes se encargaban de (con palas, escobones, escobas de sarmiento, etc..) de limpiar las calles y la sal solo existia para poner en las comidas
Y ... y aqui seguimos sanos y salvos y asi eran mcuhisimos de los inviernos de mi infancia ahora ya casi olvidada
se agradece que en este blog podamos volver la vista atras e intentar recordar lo bien que lo pasabamos entonces con 4 cosas que ahora los niños no valoran casi nada...
una lastima pero...

BIPOLAR dijo...

que yo recuerde, sólo dejamos de ir al colegio por fallecimiento de Jefe de Estado. La nieve llegaba a la altura de la cabeza. Eso sí era una buena nevada.

y me acuerdo del Espolón adornado de chupiteles y las tuberías congeladas, pero aunque tuviéramos frío había que lucir los 18 años. Ésa debe ser la diferencia. :)

David dijo...

La verdad es que ahora se prefiere prevenir mucho por si acaso y hacer una noticia excepcional de un hecho normal(ya no se oye nada de la gripe A). El Lunes fue el mejor día para circular por Madrid.
El resbalar por un charco helado sí que era peligroso, pero no recuerdo que a nadie le pasara nada.
La de bolazos de nieve que habré tirado y recibido, la mayor parte de ellos sin guantes (gato con guantes no caza ratones, jejeje). Entonces los guantes se usaban sólo para ponerse de portero, míticos los guantes azules con tres rayas de colores en el dorso de la mano.

josep dijo...

para quien quiera volver a escuchar esos bloques de hielo en Burgos..
http://vocesenlajungla.blogspot.com/2009/06/incidentes-genuinos.html