miércoles, 2 de junio de 2010

SEÑAS DE IDENTIDAD: UN RECORRIDO EN EL TIEMPO POR LAS TRIBUS URBANAS BURGALESAS.


El año 1993 Elvira Calleja firmaba en la prensa local un artículo en el cual trataba de hacer un examen de las tribus urbanas en Burgos y de la idiosincrasia de cada una. Tomando como base algunas de las partes de ese trabajo, que a continuación se transcriben, podemos reflexionar hoy sobre las Tribus burgalesas de los 80, ¿cuáles eran y qué conseguimos recordar de ellas?, ¿qué les caracterizaba como señas de identidad?, ¿eran o éramos muchos, pocos...?.

SEÑAS DE IDENTIDAD por Elvira Calleja (año 1993)

El pasado 28 de Febrero un joven fue agredido en la calle Clunia por un grupo de jóvenes como resultado de la agresión, el joven fue ingresado en el hospital con múltiples fracturas. El móvil no fue el robo tampoco un ajuste de cuentas. La explicación de la agresión fue mucho más simple: El chico agredido calzaba unas Martins. Para más inri de los agresores, el portador de las flamantes Martins era un psicobilly. Los otros, claro, eran cabezas rapadas.

Aunque el móvil de la agresión es ridículo y escandaloso para la mayoría de la gente, los más jóvenes, más metidos en situación, pueden llegar a entender por qué un skin le pega a un psicobilly: porque son distintos (sólo los jóvenes saben las diferencias), porque los skins tienen malas pulgas y convienen no provocarlos.

Sólo los jóvenes pueden llegara entender en su totalidad la importancia de ser un rocker, un heavy, un psicobilly, un mod, un punky, un rapero, o lo que sea. También es que sólo ellos pueden serlo. Para las personas mayores, los chicos van más o menos vistosos, zarrapastrosos, irrespetuosos, desvergonzados, perdidos o bien son unos ángeles.

-Cada vez que sales a la calle tienes que tener muy claro de qué vas-



La estética elegida se convierte en un escudo de la personalidad, en el elemento integrador y diferenciador de los distintos grupos juveniles. Llega a serlo todo. Según Pili, una chica rocker de 21 años, -cuando sales a la calle tienes que tener muy claro de qué vas. Tienes que estar convencida de uqe la gente te va a mirar, de que otras chicas s epueden reir de tu falda almidonada al estilo años 50-

La indumentaria se convierte en una obsesión, pero no todo es estética y gustos musicales: Los SHARP (Skinheads antirracistas) dicen que lo suyo es un movimiento cultural y social multirracial, mientras que los Okupas, organizados en asamblea, aseguran que luchan por el disfrute de viviendas y locales juveniles.

Los Rockers son menos ambiciosos socialmente: -No tenemos ideología política. Nuestra preocupación es la música y la ropa. Algunos nos llaman racistas porque llevamos la bandera sudista en pegatinas y pins, cuando sólo la llevamos porque los estados del sur fueron la cuna del rock. No podemos ser racistas porque los negros han sido muy importantes dentro de esta música- explica Charly. Él y su hermano comenzaron a interesarse por el rock tras el 16 de Agosto de 1977- fecha de la muerte de Elvis Presley.

La misma actitud apolítica tienen los heavys. Agustín estudiante de 2º de BUP pasa de política. -Sólo me preocupa la música y no suspender para que no me calienten las orejas en casa y pueda salir los fines de semana con los colegas-

-Las tribus urbanas de jóvenes burgaleses defienden sus señas de identidad pero sueñan con Madrid-


Algunos no tienen problemas en casa con sus padres porque abandonan el hogar con 17 años -Ellos comprenden mi forma de vida-, explican algunos.

Agustín sí tiene problemas en casa -En mi casa no me dejan que lleve el pelo largo. Mi padre dice que voy hecho un guarro y que así no me pueden llevar a ninguna parte. Un día les dije que si se averguenzan de mi, que hicieran como que no me conocieran por la calle y así nadie se entera. Mi padre me soltó un bofetón. No lo entiendo-

Lo que sí constituye un problema para los rockers es conseguir su caparazón. La ropa es de -Ted´s Corner- en Londres. También compramos espuelas, botas y broches en Madrid.

Para un heavy el asunto es más sencillo: vaqueros mayormente, mallas, camisetas, cazadoras de cuero y pelo largo.

Las señas de identidad de los skinheads son las cazadoras bombers de color azul marino, verdes o negras, los tejanos, las botas militares, los tirantes y el pelo rapado.


-Cada uno a su aire, los jóvenes de Burgos defienden estilos y formas de ver la vida muy diferentes entre sí-


Cuéntanos hoy en Blogochentaburgos:

¿Y tú perteneciste a alguna de ésas u otras tribus burgalesas?
¿Qué recuerdas de aquellas gentes en aquel tiempo?

*Gracias por todo Swinging Dandy

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¿Qué habrá sido de alguna de aquellas tribus urbanas? En el fondo, daban más variedad que las de hoy.

Marcos City dijo...

Yo me proclamo hoy y siempre Chuletero de los Domingos por la mañana. ¿Sirve?

Mr. Seco dijo...

¡Qué graciosos los roqueñecos en La Pécora! Alguno todavía resiste y se deja ver los sábados a primera hora. Entrañables.

JUAN PABLO "SWINGINGFLOYD" dijo...

Eso de los roqueñecos arriba reflejado, fue un apelativo puesto por nosotros, los rockers que ya llevávamos algún añito de rockanroleo a la espalda y varias vicisitudes varias. No creo que se deje ver por la Pécora ninguno de ellos, ya que ninguno sigue en el "rollo" y además cuatro de ellos han fallecido en amargas circunstancias. Los que se dejan ver por la Pécora (muy pocos) son los de toda la vida, "los auténticos" en el que yo me incluyo (faltaria mas) y seguramente son los que salen en el reportaje dándole a las bolas (de billar).

Mr. Seco dijo...

Casualidades de la vida, en esos ochenta en los que algunos tenían que disfrazarse para sentirse auténticos, nosotros también acuñamos el apelativo Roqueñecos entendido como adaptación de Rockers y Pequeñecos (serie también ochentera de animación inspirada en unos bebés teleñecos) En fin, nos daba pereza distinguir entre auténticos y advenedizos, así que acabamos por aplicar dicho apelativo a todo tupé viviente que cruzara el umbral de la Pécora. Lo siento si te ha ofendido mi comentario, no era mi intención ser faltón; no me resisto a comentar que entonces y ahora eso de las tribus urbanas me ha parecido una soberana soplapollez, y ya aplicado a la música, como fan de cualquier tipo de Rock (del bueno) desde Chuck Berry a Radiohead eso de auténtico me suena muy chungo.