jueves, 25 de junio de 2009

SEÑORAS, SEÑORES, NIÑOS Y NIÑAS, CON USTEDES LAS ÚNICAS, LAS INSUPERABLES, LAS MEJORES, LAS MÁS GUAPAS...: MAJORETTES DE BURGOS



Puede parecer (y lo es) un invento importado de Estados Unidos, puede parecer un espectáculo de otra época que en parte es decadente en su estética y en sus postulados, pero sin embargo, en Burgos, como atestiguan las fotos superiores existieron Majorettes que animaban con sus esbeltos cuerpos, sus trajes entre militares y circenses, y el rotar de sus bastoncillos entre los dedos, las fiestas y los actos de Burgos allá por los gloriosos 80.

Yo si que recuerdo en una infancia de obligadas cabalgatas, la presencia del grupo por la entonces Avenida General Yagüe. Pero además la cosa debía ir en serio porque en la caja de cerillas de donde se han extraído las fotos se puede ver (por supuesto sin prefijo 947) que incluso podían ser contratadas para cualquier evento fuera donde fuera.

Hoy en día (y por lo que cuentan porque desde luego Blogochenta no soporta tal tedio) la tradicional, popular, y seguramente necesaria pese a que no nos guste Cabalgata de Fiestas, adolece de larga, espesa, y de un monótono pasar de peñas sin ninguna espectacularidad ni interés. Sin embargo sobre el asfalto de la calle Vitoria, en el lado del público, unas bellas mujeres ya en la cincuentena larga mueven nerviosas cualquier cosa entre sus dedos, y añoran los trajes que las hicieron las más bellas hace tres décadas... Algunas dicen estar dispuestas a salir de nuevo a animar la soporífera cabalgata... ¡Impresionantes fenómenos de los divertidisimos 80...!


*Esta entrada, dadas las botas que calzaban nuestras majorettes, está dedicada a los amigos de Blogochentaburgos de la zapatería CALZASALUD en la Calle Amaya nº2.

2 comentarios:

Ayla dijo...

Jo, esta entrada es como el anuncio de la tele, todo el que se acuerde de las Majorettes es que ya tiene unos añitos, no?, pues sí será que los tengo, yo también me acuerdo de ellas.

BIPOLAR dijo...

Pues yo también los tengo. Además mi prima (que no era de aquí) era majorette y me fascinaban sus botas blancas...