martes, 28 de abril de 2009

REFORMA INTEGRAL DE LA CALLE SAN LORENZO: UNA CALLE... ¡COJONUDA!


La calle San Lorenzo es una de las más entrañables de las que componen el centro para burgaleses y visitantes. El ayuntamiento durante este mes ha tomado la iniciativa de reformar de forma integral su pavimento y conducciones.

Desde una óptica ochentera, aparte de su cercanía a las zonas de ocio nocturno, supuso la calle donde se ubicaba uno de los bares más recordados y más denostados a la vez del panorama ochentero: EL TORRINGTON. Por lo tanto por su adoquinado han pasado los pantalones y las zapatillas más Heavys, las muñequeras de clavos más duras, las "chupas" más macarras de la noche burgalesa. En el otro extremo, también fue la calle donde se concentraban en el antiguo Hostal Castellano, en torno a una tertulia literaria, lo mejor y más granado delas letras emergentes burgalesas; entre ellos un jovencísimo Óscar Esquivias.

Hoy sin embargo, El Torrington tiene cerrada sus puertas y está sometido a una eterna reforma, pero, quedan muchos de los mejores mesones que siempre han servido de excelente preámbulo a las largas noches de juerga: "El Pancho", "Los Herreros", "El Amarilla" y otros más, han hecho y hacen las delicias de todos cuantos pasan por esta calle.

No sabemos en que quedará la reforma, pero por si acaso "les diera" por ponernos quinqué rojo, ahí os queda el vídeo para siempre del estado original de la calle San Lorenzo. Grabado en una mañana de lluvia, después del formidable replique de reloj de la plaza mayor, que el agua que corre serpenteante entre su adoquinado original no se lleve nuestros mejores recuerdos... Que siempre suenen el eco de las guitarras más duras del Torrington, se escriban las líneas de formidables libros gestados en sesudas tertulias, y una voz grite siempre entre la multitud... ¡UNA COJONUDAAAA!










Sin que tenga nada que ver... Un recuerdo para ella que se fue el sábado, y que, con sus chicas, produjo muchisimas y maravillosas risas para toda una generación de ochenteros.

6 comentarios:

Edgardo dijo...

Y esa guapa se fue a dar vueltas por esa calle tan entrañable, es más que correcto su manutención y cuidado, como el recuerdo sincero y bello que le haces a esta gran mujer que nos ha dejado.

Un saludo para vos y este cerrado aplauso para ella.

HologramaBlanco

j . dijo...

Todas las ciudades del mundo tienen una calle como ésta, pero porque es nuestra, la queremos más.

balint dijo...

¿Y qué fue de aquellas chicas de vida alegre que perturbaban nuestra tierna infancia en la entrada de la calle San Lorenzo por la Plaza Mayor?

BIPOLAR dijo...

Solía entrar al Pancho cuando era un bar de pasillo o un pasillo con barra. Sus clientes mayoritarios eran soldados. Su salsa para los mejillones sigue siendo la misma. Está buenísima. Él otro día volví a entrar y me acordé de su cambio y su progreso currado. Me alegro por ellos se lo han ganado a pulso.

Las obras que no falten en esta ciudad. Todas a la vez.

Y por favor, balint, que no vuelvan. A pesar de las necesidades mundanas.

JH dijo...

Nos queda poco para ser Los chicos de Oro. Si quieres, lo hablamos en el pancho bebiendo un vino acompañado de una cojonuda. Yo pago.

blogochentaburgos dijo...

Por supuesto, acepto la invitación con muchisimo gusto.