miércoles, 21 de mayo de 2008

EL CINE DE LA PLAZA DE LOS CASTAÑOS... ¡SE ABRE LA SESIÓN VERANIEGA!

Es una noche cualquiera de Julio de mil novecientos ochenta y tantos, previamente, por la tarde, y dentro de la programación veraniega municipal, han tocado allí "Los del Páramo". Ahora cuando son la 1:30 de la madrugada, centenares de jóvenes se sientan sobre las escaleras de la Plaza de los Castaños en lo que le hace parecer una sala de cine, es más, muchos de ellos lo llaman "El Cine" aunque allí no se proyecten nunca películas. Risas, Cachis, Minifaldas, se mezclan en un barullo ambiental que da carácter a las noches del estío burgalés. Detrás el Sector, El Metropol, El Babia, delante La Pécora y La Luna 2, y en el corazón y la cabeza de cada uno, deseos, alegría, también alcohol... Eran los veranos ochenteros en el "Cine" de la Plaza de los Castaños. Volveremos para ver los de este año, de momento, nos quedamos con los recuerdos inigualables de aquellos que todos vivimos sentados, muy jóvenes, encima de unas escaleras...

4 comentarios:

noventera dijo...

El cine al aire libre es maravilloso. Yo recuerdo haber ido, de niña, a ver pelis de Walt Dysney frente a la Sagrada Familia y aunque hacía fresquete (da igual que fuera pleno agosto), lo pasaba genial.
También recuerdo las sesiones gratuitas de la casa de la cultura de Gamonal. Reponían superproducciones de romanos,históricas, pelis de vaqueros...En una ocasión me agarré un berrinche descomunal porque anunciaban el Imperio del Sol o un título así, y yo fui convencida que era una peli sobre Egipto (me entusiasmaba en aquella época)y después me enteré que iba de aztecas. Igualmente vi la peli y cuando salí ya tuve otro imperio que añadir a mi lista de obsesiones particulares.

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

En Córdoba también tenemos cines de verano. Son casas antiguas con unos patios enormes donde te proyectan peliculas a partir de las 11 de la noche, cuando el calor ya se ha apaciguado un poco... no del todo porque los veranos aquí son sofocantes.
Tienen su pequeña barra de bar donde te puedes pillar un refresquito y los típicos altramuces. Joer, ya hace tiempo que no voy...
En la plaza de toros también ponen cine por las noches, ahí sí que fuí un año y la verdad es que me dió un poco de grima porque ponen las sillas en el ruedo y hay momentos en que se oyen las reses encerradas en los chiqueros y.... ¿quién dice que no se suelte algún que otro candado de las puertas que encierran a estos animales? No, no,no ya no he vuelto a ir más.
Un besazo y espero que disfrutes la nueva temporada en esa plaza tan emblemática de tu ciudad.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es verdad: los mejores recuerdos de la juventud suelen estar asociados a estos espacios de reunión y fiesta que, los sabios, suelen llamar espacios de sociabilidad. Qué sabrán ellos.

David dijo...

De la plaza los Castaños recuerdo el bullicio y el olor, meadero público masculino. Un buen lugar para descansar de los cachis antes de empezar con las copas.

Del cine recuerdo las sesiones de la Caja del Cículo y de la Municipal, creo que las entradas te las daban por meter dinero en las cuentas. Prefería cien veces ir antes al salón de la Municipal que está enfrente del Instituto Félix que a la sala del Círculo que estaba (no se si seguirá allí) en la calle san Juan de Ortega.

También recuerdo algunas sesiones de cine en el Fernando de Rojas los sábados por la mañana, las películas de Parchís al precio de 25 pesetas.