viernes, 7 de mayo de 2010

EL PUENTE GASSET: UN PASO ENTRE VARIOS MUNDOS.


La ciudad cambia y se transforma. Los espacios conocidos pasan a nuevas estéticas con el parpadeo del progreso y el paso del tiempo. En estos días se está concluyendo el derribo del puente Gasset. Al mismo se le ha preservado su barandilla de estilo neogótico, que pasará a formar parte del patrimonio municipal.

Con el derribo del puente se completa la urbanización del complejo de la Evolución Humana y su entorno del Paseo de Atapuerca. El puente Gasset ha sido siempre un paso obligado para muchos ochenteros que estrenaban su primer coche dándose un baño de multitudes y exhibicionismo a la puerta de Oka o Pentágono, en la cercana calle Conde Jordana; donde por otra parte también se encontraban la Cadena Ser y por ende los cuarenta principales.

Ni que decir tiene que la presencia en plenos 80 de las barracas en la Quinta, daba al puente un aire de fiesta y jolgorio continuo con el paso habitual de centenares de personas, que luego no recobró con el transcurrir del tiempo y las soledades obligadas del nefasto traslado a la Milanera. Quizá además hiciste uso diario de su estrecha acera para acudir al colegio y patio de Jesusitas, y por supuesto, también si ibas a clase al colegio "Generalisimo" también llamado "el Grupo"; hoy Río Arlanzón. Su cercanía así mismo a Las Bernardas le hacía testigo del tránsito de las madrugadas. De gentes que acudían a caballería a por el coche y de otros que, precisamente, se agarraban fuerte a su barandilla porque su estado no permitía grandes licencias al equilibrio.

El puente ya ha caído, pero, como ya sabéis en Blogochentaburgos siempre queda testimonio de cómo fueron las cosas para ayudarnos más y mejor a recordar. Así que.., con todos ustedes...: el puente Gasset antes y después. El puente entre varios mundos.








6 comentarios:

noventera dijo...

Ah, y ahora van a poner eso?? No se parece sospechosamente al proyecto que proponía el genial Arata Isozaki para el complejo de la Evolución?

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Un buen testimonio para el futuro. Quedará más funcional, pero no sé si más emotivo.

Anónimo dijo...

Buenos días, BLOGOCHENTABURGOS:

Parece que en nuestra Ciudad sobra el dinero a espuertas, y la crisis no le afecta, ¿qué importancia tiene que no reconozcamos nada, ni las tonterías esas de la emotividad?.
¡Venga lo nuevo!. ¡Todos somos ricos!.
¡Menos mal que han preservado las barandillas!. ¿Dónde acabarán?.

Gracias por el vídeo y las fotos, que nos servirán para seguir alimentando nuestros sueños románticos, y ambientarlos, cuando al caminar pensemos que nos falla la memoria.
Añoramos las calles y su historia, pero comprobamos que día a día estamos más desfasados. De los ochenta para atrás es prehistoria. Dejemos vestigios recientes, para facilitar la labor a los que en Atapuerca han encontrado el filón inagotable.

Saludos. Gelu

Francisco O. Campillo dijo...

Por el puente Gasset cruzábamos cada día para jugar al fútbol en la Quinta. Y debajo de ese puente se refugió el primer amigo que se fugó de casa... no es broma. Aunque aquella escapada solo duró unas pocas horas ;-)

Jose dijo...

Acabo de descubrir esta semana tu magnifico blog y estoy enganchado leyendo todas las entradas desde el principio. Para mi también fueron unos años magnificos.. y eramos jóvenes.
Un saludo

Pilar dijo...

A mi me da pena...