lunes, 27 de octubre de 2008

NUESTROS PRIMEROS VAQUEROS SE CONVERTIRÁN SÓLO EN RECUERDO.


La noticia surgió la semana pasada: La empresa que comercializa Lois, Cimarrón, Caroche y Caster, cierra sus puerta definitivamente. ¡Casi nada!, junto a Laer y Jesus, y, hasta la apabullante llegada de las etiquetas rojas, fueron los pantalones vaqueros de nuestra infancia y juventud. Aquellos que tantas veces rompimos con las rodillas en las aceras, aquellos que tantas veces nos cortaron para reutilizarlos en verano, aquellos que tantas veces se sentaron en los bordillos y en cines que ya no existen.

Todavía hoy, en la plaza de la Libertad de Burgos, podemos ver en el escaparate de una tienda de ropa un logo que ya sólo será historia. Curiosamente, si os fijáis, los gerentes del comercio han colocado detrás fotos de la cercana casa del Cordón. La misma que, en el tiempo en que estos pantalones gozaban de su máximo esplendor, se encontraba antes de su rehabilitación casi en ruinas.

Unas décadas después, afortunadamente, nuestra casa del cordón es un edificio rehabilitado, pero lamentablemente el toro que caracterizaba los pantalones de nuestra infancia pasará a ser sólo recuerdo. Recuerdos de infancia..., de compras un sábado por la tarde con los padres en comercios como éstos..., de olor a añil y tintes que nos manchaban las piernas...



5 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Textiles Marín al garete..
yo tenía un vaquero para todo. Para invierno, para verano, para de vestir, para de jugar...:)

Leyendo esta entrada me acordé de varios anuncios, y uno...
"en cualquier postura en cualquier posición"... era un cimarrón?...
(vaya frase poco original que sirve para todo)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

He de reconocer que he mantenido la fidelidad a las marcas de aquellos tiempos hasta que han ido desapareciendo, una tras otra.

balint dijo...

Esa sí que era mítica, la marca "jesus". Me suena que eran los pantalones pitilleros de aquella época que llevaban los heavis, pero buscando en el google he encontrado que "la marca de vaqueros Jesus estaba dirigida por un párroco y que las modistas que realizaban las prendas eran monjas." ¿Leyenda urbana?

noventera dijo...

Pues son mis vaqueros preferidos, los que mejor me quedan...cada año me compro el mismo modelo (que por otro lado cada vez está más roto y desteñido, cosas de la moda). Pues nada, habrá que cambiar de marca. Maldita crisis!

David dijo...

Pues yo creo que era una 'rara avis' porque no me puse unos vaqueros hasta los 15 años, mi madre se tenía que dar unos buenos paseos para encontar pantalones de tela. Al final casi siempre acababamos en Peñalba (cuando aún no se había dividido).