martes, 2 de septiembre de 2008

... Y EN UN VERANO OLÍMPICO: ¡NOS VAMOS A HACER EL CIRCUITO!. NUESTRA PRIMERA INSTALACIÓN.




Hoy los más modernos gimnasios y spa´s, se multiplican por doquier en las mismas aceras que a nosotros nos servían para dar culto a nuestro cuerpo con cualquier pelota y una simple tiza.

Pero cuando queríamos hacer algo "serio", "algo sofisticado", los chavales ochenteros nos íbamos a Fuentes Blancas "a hacer el circuito". Las diferentes etapas comenzaban junto a la tapia de La Cartuja subiendo por la Fuente de "La Teja". Nuestros chandal azules con rayas, y nuestras zapatillas Tao y Paredes, se afanaban en las etapas siguiendo las instrucciones del muñeco que, en cada cartel, nos enseñaba como realizar el ejercicio. En muchas de ellas, y utilizando maderas de los mismos pinos que nos rodeaban, hacíamos pesas con los instrumentos, dolorosas abdominales, o saltos sobre troncos romos. Luego un frugal trago de agua (las bebidas isotónicas son un invento posterior) y tan contentos a casa con nuestra sudada y nuestra apolínea figura.

Hoy de aquello no quedan más que los restos oxidados de lo que un día fue una instalación natural muy utilizada por todos y; en tiempos de zapatillas diseñadas en centros de estudios aerodinámicos, de materiales cada vez más ligeros y veloces... el muñeco de nuestra juventud, detrás de su triste herrumbre, guarda el encanto de las cosas naturales, de un pasado esplendoroso superado por los tiempos, por las modas y el olvido.

11 comentarios:

Marcos dijo...

Las Tao eran perfectas en su sencillez. Hoy se venden bajo el nombre de Converse o Kappa, pero entonces era lo primero que te calzaban después de los patucos.

Genial la esperada vuelta de este original webmaster que me gustaría saber quién es. Un saludo

Merche Burgos dijo...

No veo bien lo que pone en la primera frase de las zapatillas, ¿alquien puede desentrañarme?

Noventera dijo...

Bienvenido Blogochenta!!
Pues yo no he hecho nunca ese circuito, pero si el que estaba en las faldas del Castillo, con sus tronquitos y sus escaleritas. Era la época de Rambo y el juego consistía en que nos entrenábamos cuan aguerridos militares para la guerra de Vietnam...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ah, esas zapatillas que nos llaman a otros tiempos...
Creo que desde el año 86-87 no he vuelto a hacer ejercicio.
Tu vuelta ha sido una llamada de atención: ahora mismo salgo a hacer un poco de ejercicio.
Feliz vuelta.

balint dijo...

Muy buenas a todos después del veranito, que ya había ganas de vernos otra vez.

El chandal azul marino con rayas en las mangas sí que era mítico, y lo bueno que todos llevábamos ese porque no había otro.

Yo me acuerdo de mis primeras zapatillas de marca, que fueron la J'Hayber, que me las compraron en casa porque eran las únicas que no las hacía agujeros en las suelas.

Por cierto, por qué todos en esta época hacemos buenos propósitos, incluso más que en año nuevo. Yo de momento me voy a apuntar al gimnasio, otra cosa es que luego vaya ;-)

blogochentaburgos dijo...

Merche: Las frases son: - Por las suelas que rompimos-
- por los suelos que pisamos-

HOLA A TODOS

vuelo605 dijo...

Recuerdo las zapatillas Yumas, Paredes y Kelme.


¿Y qué me decís de aquellos balones de cuero cuyas costuras debían de ser untadas con un sebo asqueroso que vendían en las tiendas de deportes?
Un cordial saludo

manzacosas dijo...

Hola. Pues la verdad sea dicha, nunca hice ese circuito. Bueno, qué le vamos a hacer. Un saludo, Manzacosas

gamonaleroexiliado dijo...

Joder que recuerdos de aquel circuito. Y la de veces que lo hice. La última vez fue hace 9 años con mis amigos y la verdad es que ya daba penica. Una instalación deportiva así debería de ser cuidada más. Y felicidades por la vuelta.

Brgs.es dijo...

Yo tuve unas TAO en la "mili" y recientemente, por motivos profesioales, visite sus instalaciones (con una nueva marca) en Arnedo...

Yo tambien sude en ese circuito..y en el del castillo. Ahora ya no sudo

David dijo...

¡¡Bienvenid@ de nuevo!!

Yo creo que usé algo más el circuito del Castillo, además parecía más cuidado que el de Fuentes Blancas. Solía ir más en invierno, sobretodo para preparar la 'mítica' San Silvetre Cidiana. De eso hace ya 15 años, cuando corrías con los amigos apostando quien iba a llegar antes y salías a la calle con la indestructible camiseta de deportes Manzanedo.